Archivo

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 513-521, día 129

“Vosotros sois la luz del mundo,” dice el Maestro celestial. No todos tienen la misma experiencia en su vida religiosa. Pero si se reúnen los que han pasado por diversas circunstancias, pueden hablar con sencillez y humildad de lo que han experimentado. Todos los que prosiguen adelante en la carrera cristiana, deben tener y tendrán…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 504-512, día 128

Infidelidad en la mayordomía Estimado Hno. K, Algunas cosas me preocupan, y siento el deber de escribirle al hermano L y a usted. Le he relatado la esencia del asunto, pero como estoy aún preocupada, le escribo.  Se me mostró que para usted el yo y el mío están en primer lugar. Se ha ocupado tanto de usted mismo…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 495-504, día 127

Su mente es impura. Se la eximió completamente de cuidados y trabajos demasiado tiempo. Los deberes del hogar hubieran sido una de las más ricas bendiciones que podría haber tenido. El cansancio no la hubiera perjudicado ni una décima parte de lo que la han perjudicado sus pensamientos lascivos y su conducta. Ha recibido ideas…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 486-494, día 126

Especialmente los ministros debieran conocer el carácter y las obras de Cristo, para poder imitarlo; pues el carácter y las obras de un verdadero cristiano son como las de él. El dejó su gloria, sus dominios, sus riquezas, y vino en busca de los que estaban muriendo en el pecado. Se humilló hasta sufrir nuestras…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 478-486, día 125

Reprensión del egoísmo Estimado Hno. A, Desde el Congreso de Illinois, su caso me ha preocupado mucho. Cuando recuerdo algunas cosas que se me mostraron acerca de los ministros, especialmente usted, me siento tremendamente angustiada. En la reunión de Illinois hablé especialmente acerca de las cualidades de un ministro. Cuando presenté ante la gente las…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 469-477, día 124

Cuando el tiempo lo permite, todos los que puedan hacerlo, debieran caminar al aire libre en verano e invierno. Pero la ropa debiera ser apropiada para el ejercicio, y los pies debieran estar bien protegidos. Una caminata, aun en invierno, sería más benéfica para la salud que todas las medicinas que los médicos puedan prescribir.…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 460-468, día 123

A los que han dado un uso equivocado a los fondos dedicados a Dios se les requerirá que den un informe de su mayordomía. Algunos han tomado recursos egoístamente por causa de su amor a la ganancia. Otros no tienen una conciencia sensible, ha sido caracterizada por un egoísmo largamente acariciado. Consideran las cosas sagradas…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 452-460, día 122

Cristo es nuestro ejemplo. ¿Los ministros de Cristo son tentados y fieramente abofeteados por Satanás? Así también lo fue el que no conoció pecado. Se volvió a su Padre en estas horas de angustia. Vino a la tierra para proveer un modo por el que pudiéramos encontrar gracia y fortaleza para ayudarnos en cada momento de…

Read More

Testimonios para la Iglesia, Vol. 2, p. 443-451, día 121

La influencia de algunos ministros no es buena. No han controlado cuidadosamente el uso de su tiempo, dando así a la gente un ejemplo de laboriosidad. Pasan momentos en la indolencia y horas que, una vez registradas para la eternidad con sus resultados, nunca se pueden recuperar. Algunos son naturalmente indolentes, lo que les hace difícil…

Read More