Testimonios para la Iglesia, Vol. 1, p. 150-158, día 016

Share this post:

¿Se ha realizado este gran cambio en nosotros? No os engañéis. Por mi parte, no tomaría el nombre de Cristo, sin darle todo mi corazón, mis afectos indivisos. Debemos sentir la más profunda gratitud por el hecho de que Jesús acepta esta ofrenda. El lo exige todo. Cuando somos inducidos a ceder a sus requerimientos, y a renunciar a todo, sólo entonces, y no antes, nos circuye con sus brazos de misericordia. Pero, ¿qué damos cuando se lo damos todo? Un alma contaminada de pecado para que Jesús la purifique, la limpie por su misericordia y la salve de la muerte por su amor sin par. Y sin embargo, vi que algunos piensan que es demasiado difícil entregarlo todo. Me avergüenza oír hablar de esto, me avergüenza escribirlo.

¿Habláis de abnegación? ¿Qué dio Cristo por nosotros? Cuando os parece duro que Cristo lo requiera todo, id al Calvario, y llorad por haber pensado así. ¡Contemplad las manos y los pies de nuestro Libertador desgarrados por los crueles clavos, a fin de que fuésemos lavados del pecado con su propia sangre!

Los que sienten el amor compelente de Dios no preguntan cuán poco pueden dar a fin de obtener la recompensa celestial; no preguntan cuál es la norma más baja, sino que buscan una perfecta conformidad con la voluntad de su Redentor. Con ferviente deseo entregan todo, y manifiestan un celo proporcional al valor del objeto que buscan. ¿Cuál es ese objetivo? La inmortalidad, la vida eterna.

Amigos jóvenes, muchos de vosotros estáis lamentablemente engañados. Os habéis satisfecho con algo que es menos que la religión pura e inmaculada. Quiero despertaros. Los ángeles de Dios procuran despertaros. ¡Ojalá que las verdades importantes de la Palabra de Dios os hagan apreciar el peligro que os acecha y os induzcan a realizar un examen cabal de vosotros mismos! Vuestros corazones son todavía carnales. No están sujetos a la ley de Dios ni pueden estarlo. Estos corazones carnales deben ser cambiados y veréis entonces tanta belleza en la santidad que la anhelaréis como el ciervo anhela las corrientes de las aguas. Amaréis a Dios y su ley, y el yugo de Cristo os resultará fácil y ligera su carga. Aunque sufráis pruebas, si las soportáis, ellas no harán más que embellecer el camino. La herencia inmortal es para el cristiano que se niegue a sí mismo.

-151-

Vi que el cristiano no debe dar demasiado valor a los sentimientos de felicidad ni depender demasiado de ellos. Estos sentimientos no son siempre verdaderos guías. Cada cristiano debe procurar servir a Dios por principio, y no ser regido por los sentimientos. Al hacer esto, se ejercerá la fe y ella aumentará. Me fue mostrado que si el cristiano vive en forma humilde y abnegada, tendrá como resultado paz y gozo en el Señor. Pero la mayor felicidad que se experimentará provendrá de beneficiar a otros, hacer felices a los demás. Tal felicidad será duradera.

Muchos de los jóvenes no tienen principios fijos para servir a Dios. No ejercen la fe. Se hunden bajo cada nube. No tienen poder de resistencia, ni creen en la gracia. Parecería que guardaran los mandamientos de Dios. Elevan de vez en cuando una oración formal, y se llaman cristianos. Sus padres ansían mucho verlos aceptar cualquier cosa que parezca ventajosa, pero no trabajan con ellos, ni les enseñan que la mente carnal debe morir. Los animan a adelantarse y desempeñar un papel. Pero no los inducen a escudriñar diligentemente su corazón, a examinarse y a calcular el costo de lo que significa ser cristiano. El resultado es que los jóvenes profesan ser cristianos sin probar suficientemente sus motivos.

Dice el Testigo fiel: “Ojalá fueses frío o caliente. Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:15-16. Satanás acepta que seáis cristianos de nombre, porque así resultáis más convenientes para sus fines. Si tenéis una forma de piedad y no la verdadera, puede usaros como señuelo para atraer a otros al mismo estado de autoengaño. Algunas pobres almas os mirarán a vosotros en vez de recurrir a la norma de la Biblia; y no se elevarán más alto. Serán tan buenas como vosotros, y se quedarán satisfechas.

A los jóvenes se los insta a menudo a cumplir con su deber, a hablar u orar en las reuniones; se los insta a que mueran al orgullo. Se les insta a cada paso. Una religión tal no vale nada. Si cambia el corazón carnal, no habrá tal obra rutinaria, ni personas de corazón frío que profesen servir a Dios. Todo el amor al vestido y a las apariencias habrá desaparecido. El tiempo que pasáis delante del espejo, arreglando vuestro cabello para que agrade al ojo, será dedicado a la oración y al escudriñamiento del corazón. En el corazón santificado no habrá cabida para el atavío exterior, sino una búsqueda ferviente y ansiosa del adorno interior; las gracias cristianas y los frutos del Espíritu de Dios.

-152-

Dice el apóstol: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios”. 1 Pedro 3:3-4.

Subyugad la mente carnal, reformad la vida, y no se idolatrará el pobre cuerpo mortal. Si se reforma el corazón, ello se notará en la apariencia exterior. Si Cristo es en nosotros la esperanza de gloria, descubriremos tan incomparables encantos en él que el alma se enamorará. Se aferrará a él, eligirá amarle, y por admiración a él, será olvidado el yo. Jesús será magnificado y adorado, y el yo humillado y abatido. Pero profesar el cristianismo sin este amor profundo, es simple palabrería, árido formalismo y penosa rutina. Muchos de vosotros conserváis una noción mental de la religión, una religión exterior, aunque el corazón no ha sido purificado. Dios mira el corazón, pues “todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”. Hebreos 4:13. ¿Se quedará él satisfecho con algo menor que la verdad en el fuero íntimo? Toda alma verdaderamente convertida llevará las señales inequívocas de que la mente carnal ha sido subyugada.

Hablo claramente. No pienso que esto desanimará a un verdadero cristiano; no quiero que ninguno de vosotros llegue al tiempo de angustia sin una esperanza bien fundada en su Redentor. Resolved conocer lo peor de vuestro caso. Averiguad si tenéis una herencia en el cielo. Tratad verazmente con vuestra alma. Recordad que Jesús presentará a su Padre una iglesia sin mancha, ni arruga, ni cosa semejante.

¿Cómo habéis de saber que sois aceptos a Dios? Estudiad su Palabra con oración. No la pongáis a un lado por ningún otro libro. Ella os convence de pecado. Revela claramente el camino de la salvación. Saca a luz una recompensa brillante y gloriosa. Os revela un Salvador completo y os enseña que únicamente por su misericordia ilimitada podéis esperar salvación.

No descuidéis la oración secreta, porque es el alma de la religión. Con oración ferviente y sincera, solicitad pureza para vuestra alma. Interceded tan ferviente y ardorosamente como lo haríais por vuestra vida mortal, si estuviese en juego. Permaneced delante de Dios hasta que se enciendan en vuestros corazones anhelos indecibles de salvación, y obtengáis la dulce evidencia de que vuestro pecado está perdonado.

-153-

La esperanza de la vida eterna no se ha de recibir por motivos frágiles. Es un asunto que se ha de decidir entre Dios y vuestra propia alma, y por la eternidad. Una esperanza que sea tan sólo supuesta, provocará vuestra ruina. Puesto que subsistís o caéis por la Palabra de Dios, en esta Palabra debéis buscar el testimonio de vuestro caso. Allí podréis ver lo que se requiere de vosotros para llegar a ser cristianos. No depongáis vuestra armadura, ni abandonéis el campo de batalla hasta haber obtenido la victoria y triunfado en vuestro Redentor.

Pleitos en la iglesia

La descripción que sigue acerca de la condición de los miembros de la iglesia me fue dada mientras me encontraba en Ulysses, Pensilvania, el 6 de julio de 1857. Se refiere a la situación que ha existido en _____ y también en otros lugares de Nueva York.

Ha habido tantos pleitos entre los miembros en el Estado de Nueva York, con los que Dios no ha tenido nada que ver, que la iglesia ha llegado a perder su fuerza, y sus dirigentes no saben cómo recuperarla. Ha desaparecido el amor mutuo, y en cambio ha prevalecido un espíritu de crítica y acusación. Se ha considerado una virtud buscar en la vida de los demás todo lo que parezca ser malo a fin de divulgarlo haciéndolo aparecer realmente tan malo como era. No ha existido la actitud de compasión que mueve a sentir amor y piedad por los hermanos. La religión de algunos ha consistido en una actitud de crítica y en investigar todo lo que tenga la apariencia de mal, hasta que se han marchitado los nobles sentimientos del alma. Es necesario elevar la mente para que se espacie en las escenas eternas, en el cielo, en sus tesoros, en sus glorias, y que reciba una dulce y santa satisfacción en las verdades de la Biblia. Debiera sentir satisfacción de alimentarse con las preciosas promesas que ofrece la Palabra de Dios, debiera encontrar solaz en ella y sentirse elevada por encima de las cosas comunes hasta llegar a las importantes cosas eternas.

-154-

¡Pero la mente ha sido empleada en una forma muy distinta! ¡Se ha ocupado en recoger la paja! Las reuniones de la iglesia, en la forma como se han llevado a cabo, han sido una verdadera maldición para muchos en Nueva York. Estos pleitos fabricados han dado rienda suelta a conjeturas y suposiciones malignas. Los celos han sido alimentados. Ha existido odio, pero no lo han reconocido. Las mentes de algunos han abrigado ideas erróneas, y se han visto inclinados a reprochar sin amor, han medido a otros con la idea que ellos tienen de lo que es correcto, y no han tenido misericordia sino que han abrumado a la persona caída con un peso destructor.

Vi que muchos en Nueva York se han preocupado tanto de sus hermanos, por mantenerlos en el camino derecho, que han descuidado sus propios corazones. Sienten tanto temor de que sus hermanos no sean celosos ni se arrepientan, que se olvidan de que ellos mismos padecen de males que deben corregirse. Tratan de enderezar a sus hermanos teniendo ellos mismos sus propios corazones no santificados. La única forma como los hermanos y las hermanas de Nueva York pueden levantarse es que cada uno atienda su propio caso individual, y ponga en orden su propio corazón. Si resulta claro que un hermano ha cometido un pecado, no hay que contarlo a los demás, sino que con amor por el alma de ese hermano, con el corazón lleno de compasión y con misericordia, hay que hacerle ver a él mismo el mal que ha cometido, y luego hay que dejar ese asunto con él y el Señor. Así habrá cumplido con su deber de miembro que tuvo conocimiento del mal cometido. Pero nadie debe dictar sentencia.

Se ha convertido en un asunto muy liviano la tarea de controlar la vida de un hermano, de condenarlo y de mantenerlo bajo condenación. Se ha manifestado celo por Dios, pero sin conocimiento. Si cada uno pusiera orden en su propio corazón, cuando los hermanos se reúnen su testimonio sería espontáneo y procedería de un alma llena, lo cual conmovería a las personas que no creen en la verdad. La manifestación del Espíritu de Dios diría a sus corazones que vosotros sois hijos de Dios. Nuestro amor mutuo debiera ser evidente para todos. Entonces hablaría y tendría influencia.

Vi que la iglesia de Nueva York podría levantarse. Ocupaos de la obra individualmente, manifestad celo por la causa y arrepentíos; y después de haber corregido todos los males, creed que Dios os acepta. No murmuréis sino que aceptad la Palabra de Dios. Vedlo con diligencia y creed que él os recibe. Una parte de la obra consiste en creer. El que ha prometido es fiel. Avanzad por fe.

-155-

Los hermanos pueden levantarse en Nueva York como también en otros lugares, y pueden beber la salvación de Dios. Pueden avanzar con entendimiento, y cada uno puede tener una experiencia personal en este mensaje del Testigo Fiel a los laodicenses. La iglesia siente que se encuentra caída, pero no sabe cómo levantarse. Las intenciones de algunos pueden ser muy buenas; pueden hacer confesiones; sin embargo vi que son observados con sospecha y se los considera ofensores por una palabra pronunciada, hasta que no tienen libertad ni salvación. No se atreven a manifestar los sencillos sentimientos del corazón, porque saben que se los observa. Dios desea que su pueblo le tema a él y tengan confianza unos con otros.

Vi que muchos se han aprovechado de lo que Dios ha mostrado con respecto a los pecados y males de otros. Han tomado el significado extremo de lo que se ha mostrado en visión, y luego han insistido en ello hasta que se ha producido la tendencia a debilitar la fe de muchos en lo que Dios ha mostrado, y se ha desanimado y desalentado a la iglesia. Los hermanos debieran manifestar tierna compasión en su trato mutuo. Debieran tratar con mucha delicadeza los sentimientos de los demás. Ocuparse de los males de los demás debiera ser la obra más delicada e importante de todas. Un hermano debiera ocuparse de ello con la mayor humildad y considerando sus propias debilidades, para que él mismo no sea tentado.

He visto el gran sacrificio que Jesús hizo para redimir a los seres humanos. No consideró su vida demasiado valiosa para sacrificarla. Jesús dijo: “Que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Juan 15:12. Cuando un hermano peca, ¿siente usted que podría dar su vida para salvarlo? Si siente en esa forma, puede aproximarse a él y ejercer influencia en su corazón; usted es justamente la persona que puede hablar con ese hermano. Pero resulta lamentable que muchos que profesan ser hermanos, no están dispuestos a sacrificar ninguna de sus opiniones, ni su juicio, para salvar al hermano. Hay muy poco amor mutuo. Se manifiesta un espíritu de egoísmo.

El desánimo ha invadido la iglesia. Los miembros han estado amando el mundo, amando sus granjas, su ganado, etc. Ahora Jesús los llama a apartarse, a hacerse tesoros en el cielo, a comprar oro, vestidos blancos y colirio. Estos son tesoros preciosos. Obtendrán la entrada al reino de Dios para el que los posea.

-156-

El pueblo de Dios debe avanzar con entendimiento. No debiera estar satisfecho hasta haber confesado todo pecado conocido; después de eso tienen el privilegio y el deber de creer que Jesús los acepta. No deben esperar que otros se abran paso a través de las tinieblas y obtengan la victoria para que ellos la disfruten. Ese gozo durará únicamente hasta que termine la reunión. A Dios hay que servirle por principio y no por sentimiento. Ganad la victoria para vosotros mismos en la mañana y en la noche en vuestra propia familia. No permitáis que vuestros afanes diarios os impidan hacerlo. Tomad tiempo para orar, y al hacerlo, creed que Dios os oye. Mezclad fe con vuestras oraciones. Puede ser que no todas las veces recibáis una respuesta inmediata, pero entonces es cuando la fe se pone a prueba. Sois probados para ver si confiaréis en Dios, si tenéis una fe viviente y estable. “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará”. 1 Tesalonicenses 5:24. Recorred el paso angosto de la fe. Confiad en las promesas del Señor. Confiad en Dios en medio de las tinieblas. Ese es el tiempo cuando se debe manifestar fe. Pero a menudo dejáis que los sentimientos os dirijan. Buscáis en vosotros algo de valor cuando no os sentís reconfortados por el Espíritu de Dios, y desesperáis porque no podéis encontrarlo. No confiáis suficientemente en Jesús, en el amante Jesús. No dejáis que sus méritos sean todo. Lo mejor que vosotros podáis hacer no merecerá el favor de Dios. Son los méritos de Jesús los que os salvarán, es su sangre la que os limpiará. Pero vosotros debéis realizar esfuerzos. Debéis hacer lo que podáis de vuestra parte. Sed celosos y arrepentíos, y luego creed.

No confundáis la fe y los sentimientos, porque son cosas diferentes. Nosotros podemos ejercer la fe. Esta fe debemos mantenerla en actividad. Creed, creed, dejad que vuestra fe se apodere de la bendición, y ésta será vuestra. Vuestros sentimientos no tienen nada que hacer con esta fe. Cuando la fe traiga la bendición a vuestro corazón, y vosotros sintáis regocijo en la bendición, eso ya no es fe, sino sentimiento.

El pueblo de Dios debe levantarse firmemente en Nueva York, salir de las tinieblas y hacer brillar su luz. Están en el camino de la obra de Dios. Deben dejar que el mensaje del tercer ángel haga su obra en sus corazones. Hermanos, Dios es deshonrado por vuestras largas oraciones sin fe. Apartaos de la falta de méritos del yo, y en cambio exaltad a Jesús. Hablad de la fe, de la luz y del cielo, y tendréis fe, luz, amor, paz y gozo en el Espíritu Santo.

-157-

“Mirad también por vosotros mismos”

Lo que sigue fue dado para dos hermanos en la localidad de _____; pero puesto que se aplica a muchos, lo presentamos aquí para el beneficio de la iglesia.

Queridos hermanos: En la visión que se me dio en vuestro hogar, se me mostró algo concerniente a vosotros dos. El ángel os señaló y repitió estas palabras: “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día”. Lucas 21:34.

Vi que vosotros dos tenéis un gran conflicto ante vosotros; tendréis que luchar constantemente para mantener este mundo fuera de vuestros corazones, porque lo amáis. Vuestra gran preocupación debiera ser ahora cómo amar a Jesús y su causa más que este mundo. Si amáis más al mundo, vuestras obras darán testimonio de ese hecho. Si amáis a Jesús y su causa por encima de todo, vuestras obras también testificarán de ello. Hay muchas personas que os observan; muchos se regocijarán en vuestra caída; en cambio otros sienten gozo al ver vuestros progresos. Satanás y los ángeles malignos os presentarán la gloria de los reinos de este mundo. Si lo adoráis a él, o si adoráis un tesoro mundanal, él os lo presentará iluminado desde todos los ángulos para atraeros e induciros a amarlo y adorarlo.

Jesús y vuestros ángeles guardianes están dirigiendo vuestra atención más allá de vuestras granjas, ganado y tesoros terrenos, hacia el reino del cielo, hacia una herencia inmortal, hacia la sustancia eterna del reino de gloria. El ángel dijo: “Debéis morir a este mundo”. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. 1 Juan 2:15.

Vi que si en la providencia de Dios se han adquirido riquezas, no es pecado poseerlas; y si no se presenta la oportunidad de utilizar esos recursos para adelantar la causa de Dios, tampoco es pecado seguir poseyendo esas riquezas. Pero si se presenta ante los hermanos la oportunidad de utilizar esos bienes para la gloria de Dios y el progreso de su causa, y si ellos retienen esos bienes para sí, éstos se convertirán en una piedra de tropiezo para ellos. En el día de angustia sus tesoros se convertirán en una ofensa para ellos. Entonces se habrán acabado todas las oportunidades de utilizar sus recursos para la gloria de Dios, y con angustia de espíritu los apartarán de ellos y los arrojarán a los topos y a los murciélagos. Su oro y su plata no podrán salvarlos en ese día. Comprenden en forma abrumadora que deben rendir cuenta de su mayordomía, del uso que han hecho del dinero de su Señor. El egoísmo les hizo creer que eso les pertenecía únicamente a ellos, y que lo necesitaban todo; pero finalmente comprenderán amargamente que sus recursos habían sido solamente prestados por Dios, para que le fueran abundantemente devueltos al ser usados para hacer progresar su causa. Sus riquezas los engañaron. Se sintieron pobres y vivieron únicamente para sí mismos, y al final encontrarán que la parte que hubieran podido utilizar para la causa de Dios se ha convertido en una carga terrible.

-158-

El ángel de Dios dijo: “Colocadlo todo sobre el altar, como un sacrificio vivo y encendido. Atadlo con cuerdas si es que no podéis mantenerlo allí. Dedicaos a la oración. Vivid junto al altar. Fortaleced vuestros propósitos por medio de las promesas de Dios”. “Vended lo que poseéis y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye”. Lucas 12:33. “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo”. Mateo 6:19-20.

Vi que si Dios os ha dado riquezas por encima de la gente común y de los pobres, eso debiera haceros humildes, porque os pone bajo grandes obligaciones. Cuando se da mucho, aún en bienes terrenos, también se requerirá mucho. Guiados por este principio, debierais manifestar una disposición noble y generosa. Buscad las oportunidades de hacer bien con lo que poseéis. “Haceos tesoros en el cielo”.

Vi que como mínimo, se había requerido de los cristianos en tiempos pasados, que poseyeran un espíritu de liberalidad y que consagraran al Señor una parte de sus ganancias. Todo verdadero cristiano ha considerado esto un privilegio, pero algunos que lo han sido únicamente de nombre lo han considerado una imposición; la gracia y el amor de Dios no ha producido en ellos buenas obras, porque si hubiera sido así, habrían promovido gozosamente la causa de su Redentor. Pero de los cristianos que viven en los últimos días y que esperan a su Señor, se requiere que hagan algo más que eso. Dios requiere que se sacrifiquen.

-159-

El ángel dijo: “Jesús dejó un camino de luz para que ustedes siguieran en pos de él. Seguid muy de cerca sus pasos. Participad de su vida de abnegación, de su vida de sacrificio, y heredad con él la corona de gloria”.

Share this post:

Posted in

Tatiana Patrasco