Testimonios para la Iglesia, Vol. 1, p. 204-212, día 022

Share this post:

El nombre de nuestra denominación

Recibí una revelación acerca de la adopción de un nombre por el pueblo remanente. Se me presentaron dos clases de personas. Una abarcaba las grandes organizaciones cuyos miembros profesan ser cristianos. Estos hollaban la ley de Dios bajo sus pies y se postraban ante una institución papal. Observaban el primer día de la semana como día de reposo del Señor. La otra clase, en la cual había pocas personas, se prosternaba ante el gran Legislador. Observaba el cuarto mandamiento. Los rasgos peculiares y prominentes de su fe eran la observancia del séptimo día y la espera de la aparición de nuestro Señor en el cielo.

El conflicto se desarrolla entre los requisitos de Dios y los de la bestia. El primer día, institución papal que contradice directamente el cuarto mandamiento, ha de ser usado todavía como una prueba por la bestia de dos cuernos. Y entonces la solemne amonestación de Dios declara la penalidad en que incurren los que se postran ante la bestia y su imagen. Beberán el vino de la ira de Dios, que es derramado sin mezcla en la copa de su indignación.

No podríamos elegir un nombre más apropiado que el que concuerda con nuestra profesión, expresa nuestra fe y nos señala como pueblo peculiar. El nombre adventista del séptimo día es una reprensión permanente para el mundo protestante. En él se halla la línea de demarcación entre los que adoran a Dios y los que adoran a la bestia y reciben su marca. El gran conflicto se desarrolla entre los mandamientos de Dios y los requisitos de la bestia. Debido a que los santos guardan todos los Diez Mandamientos, el dragón hace guerra contra ellos. Si arriaran el estandarte y renunciaran a las peculiaridades de su fe, el dragón se aplacaría; pero ellos excitan su ira, porque se atreven a levantar el estandarte y a desplegar su bandera en oposición al mundo protestante que adora la institución del papado.

El nombre adventista del séptimo día presenta los verdaderos rasgos de nuestra fe, y convencerá la mente inquisidora. Como una saeta del carcaj del Señor, herirá a los transgresores de la ley de Dios, e inducirá al arrepentimiento para con Dios y a la fe en nuestro Señor Jesucristo.

-205-

Me fue mostrado que casi todo fanático que ha surgido y que desea ocultar sus sentimientos a fin de arrastrar a otros, asevera pertenecer a la iglesia de Dios. Un nombre tal excitaría en seguida sospechas, porque se emplea para ocultar los errores más absurdos. Este nombre es demasiado indefinido para el pueblo remanente de Dios. Provocaría la sospecha de que tenemos una fe que procuramos encubrir.

Los pobres

Algunos que son pobres en bienes de este mundo suelen suponer que el testimonio directo es solamente para las personas que poseen recursos. Pero no comprenden que ellos mismos tienen una obra que hacer. Dios requiere que ellos hagan un sacrificio. Los llama a sacrificar sus ídolos. Debieran abandonar los estimulantes perjudiciales como el tabaco, el té y el café. Si padecen de estrecheces mientras procuran hacer lo mejor que pueden, será un placer para sus hermanos ricos ayudarles a salir de la dificultad.

Muchos carecen de sabiduría en la administración de sus bienes, y no son económicos. No pesan cuidadosamente los asuntos ni avanzan con cautela. Tales personas no debieran confiar en su juicio deficiente, sino que debieran buscar consejo de parte de sus hermanos que poseen experiencia. Pero los que carecen de buen juicio y no son económicos, con frecuencia no están dispuestos a buscar consejo. Generalmente piensan que saben cómo conducir sus negocios temporales, y no están dispuestos a seguir el consejo de nadie. Dan pasos en falso y sufren las consecuencias. Sus hermanos se afligen al verlos sufrir y los ayudan a salir de las dificultades. Su manera deficiente de administrar sus cosas afecta a la iglesia. Insume los recursos de la tesorería de Dios, que debieran utilizarse para hacer progresar la causa de la verdad presente.

Si estos pobres hermanos siguieran un curso de acción humilde y estuvieran dispuestos a dejarse aconsejar por sus hermanos, y si a pesar de eso tuvieran que padecer estrecheces, los hermanos debieran sentir que es su deber ayudarlos gozosamente a salir de la dificultad. Pero si ellos eligen su propio camino, y confían en sus propios juicios, debiera permitirse que experimenten las consecuencias de su curso de acción insensato y aprendan por experiencia que “en la multitud de consejeros hay seguridad”. Proverbios 11:14. Los miembros del pueblo de Dios debieran someterse unos a otros. Debieran buscar el consejo mutuo, para que la deficiencia de unos sea suplida por la suficiencia de otros. Vi que los mayordomos del Señor no tienen el deber de ayudar a los que insisten en emplear tabaco, té y café.

-206-

Las especulaciones

Vi que algunos se han excusado de ayudar la causa de Dios porque se encontraban endeudados. Si hubieran examinado cuidadosamente sus corazones, habrían descubierto que el egoísmo era la verdadera razón por la que no presentaban ofrendas voluntarias a Dios. Algunos se mantendrán siempre endeudados, porque debido a su codicia, la mano prosperadora de Dios no los acompañará para bendecir sus empresas. Aman este mundo más de lo que aman la verdad. No están siendo preparados para el reino de Dios.

Cuando circulan por el país noticias de un nuevo invento, ciertas personas que profesan creer la verdad encuentran los medios para reunir recursos e invertirlos en la nueva empresa. Dios conoce los corazones. Conoce todo motivo egoísta, por lo que permite que surjan circunstancias que prueben los corazones de su pueblo profeso a fin de desarrollarle el carácter. En algunos casos el Señor permitirá que esas personas sigan en sus negocios hasta que lleguen a un fracaso completo. Su mano está contra ellos para frustrar sus esperanzas y esparcir lo que poseen. Los que realmente se sienten interesados en la causa de Dios y están dispuestos a entregar algo para su progreso, encontrarán que ha sido una inversión segura. Algunos tendrán cien veces tanto en esta vida y la vida eterna en el mundo venidero. Pero no todos recibirán ciento por ciento en esta vida, porque no podrían soportarlo. Si se les diera mucho, se convertirían en mayordomos insensatos. El Señor retiene para el propio bien de ellos; pero su tesoro en el cielo estará asegurado. ¡Cuánto mejor es una inversión como ésta!

El deseo que algunos de nuestros hermanos poseen de obtener recursos rápidamente, los induce a dedicarse a nuevas empresas y a invertir recursos, pero con frecuencia sus esperanzas de ganar dinero no se realizan. Pierden lo que hubieran podido gastar en la causa de Dios. Existe una infatuación en estas nuevas empresas. Y a pesar de que estas cosas han sucedido tantas veces, y la gente tiene ante ella el ejemplo de otros que han realizado inversiones y han fracasado rotundamente, aprenden con mucha lentitud. Satanás los fascina y los embriaga con la anticipación de ganancias. Pero cuando fracasan sus esperanzas experimentan muchos desánimos como resultado de sus aventuras insensatas. Cuando pierden los recursos, lo consideran una desgracia personal, como su pérdida. Pero deben recordar que son recursos ajenos lo que están manejando, que son solamente mayordomos, y que Dios siente desagrado por la forma insensata en que manejan los recursos económicos que podrían haberse utilizado para promover la causa de la verdad presente. En el día de rendimiento de cuentas, el mayordomo infiel deberá dar cuenta de su mayordomía.

-207-

Un mayordomo deshonesto

Se me mostró que el Espíritu de Dios tenía cada vez menos influencia sobre F, hasta que este hermano se quedó sin fuerza de Dios para vencer. Durante cierto tiempo él había manifestado mucho amor al yo e interés en sí mismo. El orgullo de corazón, una voluntad terca y sin subyugar y la falta de disposición para confesar y abandonar sus errores, lo han puesto en la temible posición en la que se encuentra. Su conducta poco juiciosa ha perjudicado a la causa durante mucho tiempo.

Ha sido exigente, lo cual ha estimulado un espíritu de crítica en la iglesia. Ha sido severo cuando era innecesario y ha actuado despóticamente con aquellos sobre quienes se ha atrevido a ejercer autoridad. Sus oraciones y exhortaciones han inducido a los hermanos a pensar que él era un cristiano dedicado, lo cual los ha preparado para ser afectados por su conducta errada. Ha sido extravagante y sus rarezas han ejercido una mala influencia sobre las mentes de muchos. Algunos han sido tan débiles que se han puesto a imitar su ejemplo. Vi que él había hecho mucho más daño que bien a la causa.

Si hubiera aceptado la instrucción dada por Dios y se hubiera corregido, habría ganado la victoria sobre esos hábitos arraigados y dificultades persistentes. Pero vi que había permitido durante tanto tiempo que esos hábitos lo controlaran, que el poderoso enemigo lo ha atado. Su proceder no ha sido correcto. Ha actuado cada vez con mayor falta de honradez y ha tomado de la tesorería recursos a los cuales no tenía derecho, y los ha utilizado en beneficio propio. Ha considerado que él tenía mejor juicio que sus hermanos en el manejo de los recursos. Cuando alguien ha colocado recursos en su mano, y el dador ha nombrado a las personas que debían recibirlos, él ha actuado impulsivamente tomándose la libertad de usarlos para sí mismo en lugar de llevar a cabo los deseos del dador, y ha usado para su propio beneficio la porción que consideraba adecuada. Dios ha mostrado su desagrado por estas cosas. Su proceder se ha caracterizado por falta de honradez. El ha considerado que era el mayordomo del Señor, y que podía utilizar los recursos, aunque pertenecieran a otra persona, en la forma como le pareciera adecuado. Cada uno debe ser su propio mayordomo.

-208-

Ha rechazado el consejo de sus hermanos, ha andado con sus propias fuerzas, ha obedecido a su propia voluntad y ha rechazado todos los medios por los cuales podía ser corregido. Cuando ha sido reprochado, no le ha agradado la forma como ha sido tratado y así ha cerrado el camino hacia la reforma. El Señor no ha aceptado su trabajo durante un cierto tiempo. Ha trabajado mucho más para su propio interés que para el interés de la causa.

Cuando va por primera vez a un lugar, sus oraciones y exhortaciones producen efecto, y los hermanos adquieren la idea de que él es un cristiano perfecto. Lo favorecen porque lo consideran un ministro. Pero cuando llegan a conocerlo más de cerca, quedan chasqueados debido a su egoísmo, su mal genio, su dureza y su extravagancia. Casi cada día se ve alguna rareza en él. Tiene la mente ocupada casi constantemente en tramar algo para su propio beneficio. Luego lo lleva a cabo a expensas de alguna otra persona y se beneficia a sí mismo. Sus arreglos y sus planes han ejercido una influencia deletérea y perjudicial sobre la causa de Dios. Su proceder está calculado para destruir y ha producido daño casi en todas partes. ¡Qué ejemplo para la grey! Ha sido muy egoísta en sus negocios y se ha aprovechado de las personas con quienes ha tratado. Dios siente desagrado de él. Un árbol bueno es conocido por sus frutos.

Fanatismo en Wisconsin

Vi que el Señor dirigió especialmente a mi esposo en su viaje al oeste efectuado el otoño pasado, en lugar de ir al este como había decidido al comienzo. En Wisconsin existía un mal que debía corregirse. Se estaba llevando a cabo la obra de Satanás, y destruiría las almas si no se la reprochaba. El Señor vio conveniente elegir a uno que había tenido experiencia con el fanatismo en el pasado, y había sido testigo del poder con que obra Satanás. Los que aceptaron a este agente que Dios había elegido, fueron corregidos y las almas fueron rescatadas de las trampas que Satanás había preparado para ellas.

Se me mostró que esta artimaña de Satanás no habría surtido efecto con tanta rapidez en Wisconsin si las mentes y los corazones del pueblo de Dios hubieran estado unidos y concentrados en la obra. Todavía existía en la mente de algunos el espíritu de celo y sospecha. La semilla sembrada por el grupo del Messenger no había sido desarraigada completamente. Y mientras fingían recibir el mensaje del tercer ángel, en realidad todavía no habían abandonado sus sentimientos y prejuicios anteriores. Tenían una fe adulterada y estaban preparados para recibir el engaño satánico. Los que han bebido del espíritu manifestado en las páginas del Messenger deben efectuar una obra de limpieza, desarraigar toda partícula de engaño y recibir el espíritu del mensaje del tercer ángel, porque en caso contrario, el mal se les pegará como lepra, lo cual les hará fácil alejarse de sus hermanos en la verdad presente. Será fácil para ellos pensar que pueden ir solos al cielo como un grupo independiente, y también les resultará fácil caer en la trampa de Satanás. El diablo no está dispuesto a soltar lo que ha aferrado en Wisconsin. Tiene otros engaños preparados para los que no están unidos con el cuerpo principal.

Vi que había personas que habían estado tan envueltas en las tinieblas y en los engaños, que Satanás había controlado no sólo la mente sino también el cuerpo, y esas personas tendrían que ocupar un lugar muy humilde en la iglesia de Dios. Dios no encomendará el cuidado de su grey a pastores insensatos, que se equivoquen y alimenten a la grey con veneno en lugar de alimento sano. Dios pondrá su grey al cuidado de hombres que puedan alimentarla con comida limpia, completamente purificada. ¡Qué mancha y qué oprobio han traído sobre la causa de Dios estos movimientos fanáticos! Y los que se aferran tan firmemente a este espíritu de tenebroso fanatismo, a pesar de las claras evidencias de que procede de Satanás, no son personas dignas de confianza; su juicio no debe considerarse con ningún peso. Dios envió sus siervos al hermano y la hermana G. Ellos despreciaron la corrección y eligieron su propio camino. El hermano G manifestó celos y terquedad, por lo que en el futuro debe andar con gran humildad, ya que se ha manifestado indigno de la confianza del pueblo de Dios. Su corazón no es recto delante de Dios, ni lo ha sido durante mucho tiempo.

-210-

Vi que el propósito de Satanás consistía en conducir a un gran fanatismo a algunas personas en Wisconsin. Ha controlado sus mentes y las ha conducido a actuar de acuerdo con el engaño bajo el cual se encontraban. Cuando logró su propósito y ellos hubieron recorrido todo el camino que él les había señalado, él estuvo dispuesto a que reconocieran que estaban equivocados, para luego tratar de empujarlos al extremo opuesto, a negar los dones y las manifestaciones del Espíritu de Dios. Satanás se aprovechó de la falta de unión del hermano y la hermana G con el cuerpo de la iglesia. Ellos deseaban adoptar un camino independiente y convertirse en líderes en lugar de ser ellos los dirigidos. El hermano G tiene una disposición celosa, la cual juntamente con su independencia, lo ha mantenido a un lado; porque con ese espíritu no podría llevar adecuadamente el yugo con sus hermanos en el ministerio. La hermana G tiene una disposición celosa y posee mucha firmeza. Le falta experiencia y no ha manifestado solidez en la fe ni ha estado unida con el cuerpo de la iglesia. Se ha opuesto a los dones de la iglesia. Había falta de humanidad y mansedumbre en sus artículos enviados a la Review para ser publicados.

Todo estaba preparado para la obra de Satanás. El condujo a muchos a abandonar la razón y el juicio y a dejarse gobernar por las impresiones. El Señor requiere que su pueblo emplee su razón y no la ponga a un lado en favor de las impresiones. Su obra será inteligible para todos sus hijos. Su enseñanza será tal que se recomiende al entendimiento de los espíritus inteligentes. Está calculada para elevar la mente. El poder de Dios no se manifiesta en toda ocasión. La necesidad del hombre es la oportunidad de Dios.

Se me mostró grupos de creyentes que se encontraban en confusión, agitados por un mal espíritu, orando todos al mismo tiempo en voz alta, algunos de ellos gritando una cosa y otros otra; a tal punto que resultaba imposible comprender lo que se decía. “Dios no es Dios de confusión, sino de paz”. 1 Corintios 14:33. Satanás se introdujo y controló los asuntos según su agrado. Tanto la razón como la salud se sacrificaron a este engaño.

-211-

Dios no requiere que su pueblo imite a los profetas de Baal, que hieran sus cuerpos, griten y manifiesten actitudes extrañas, sin tener consideración por el orden, hasta que les fallen las fuerzas y caigan exhaustos. La religión no consiste en hacer ruidos; en cambio cuando el corazón se encuentra lleno del Espíritu Santo, la persona glorifica a Dios con alabanzas dulces y sinceras. Algunos han fingido tener gran fe en Dios, y poseer dones especiales y respuestas particulares a sus oraciones, aunque no tenían evidencia de ello. Confundieron la presunción con la fe. La oración de fe nunca se pierde, pero es presunción suponer que siempre será contestada en la forma misma y para el objeto mismo que esperamos.

Cuando los siervos de Dios visitaron a _____ y a _____, desapareció ese engaño. Se dio evidencia de que esta obra era falsa. Pero el espíritu de fanatismo era rebelde y no quiso ceder a la luz que entonces se dio. ¡Ojalá que los que se encontraban en error hubieran sido corregidos por los siervos de Dios a quienes él les envió! Dios quería que en esa oportunidad reconocieran que habían sido conducidos por un espíritu equivocado. Entonces hubiera habido virtud en la confesión de sus pecados. Entonces hubieran sido salvados de continuar siguiendo los planes de Satanás, y no hubieran realizado ningún progreso futuro en ese temible engaño. Pero no se dejaron convencer. El hermano G tenía suficiente luz para oponerse a la obra de fanatismo, pero no quiso decidirse a hacerlo frente al peso de la evidencia. Su espíritu terco rehusó ceder a la luz que los siervos de Dios le habían llevado, porque los había considerado con sospecha y con ojos celosos.

Vi que cuanto más grande sea la luz que la gente rechace, tanto mayor será el poder del engaño y las tinieblas que caerán sobre ellos. El rechazo de la verdad deja a la gente cautiva y a la merced del engaño satánico. Después de las conferencias efectuadas en _____ y en _____, las personas atrapadas en este engaño fueron dejadas en tinieblas mayores aún, para hundirse cada vez más en este fuerte engaño, y traer sobre la causa de Dios una mancha que sería difícil borrar. Una temible responsabilidad descansa sobre el hermano G. Mientras fingía ser un pastor, permitió que el devorador entrara en la grey y se mantuvo como espectador mientras las ovejas eran destrozadas y devoradas. El desagrado de Dios ha caído sobre él. No ha vigilado las almas como quien tendrá que rendir cuentas.

-212-

Se me llamó la atención hacia el pasado y vi que Dios no había bendecido sus trabajos durante un tiempo. La mano de Dios no lo había acompañado para edificar la iglesia y convertir almas a la verdad. Su corazón no anda en rectitud con Dios. No ha poseído el espíritu del mensaje del tercer ángel. Antes de que surgiera este engaño, él se mantuvo desunido del pueblo de Dios y de su simpatía, y esta es una razón por la cual fue dejado en tales tinieblas. Dios no deja en oscuridad a sus siervos fieles y consagrados con respecto al carácter de tal espíritu fanático, a fin de que no den la advertencia al pueblo. Cuando los siervos de Dios trajeron la luz y elevaron sus voces contra este engaño, él no reconoció la voz del verdadero Pastor que hablaba a través de ellos; sus celos y su terquedad lo condujeron a considerarla como la voz de un desconocido. Los pastores de la grey, por encima de todos los demás, debieran discernir la voz del Pastor principal. Dios desea que su pueblo sea un pueblo santo y poderoso. Cuando el espíritu de santidad y de perfecto amor abunde en el corazón y obre en los que profesan el nombre de Cristo, obrará como fuego refinador, consumiendo la escoria y dispersando las tinieblas. Todo lo que es motivado por el espíritu de Satanás adopta una actitud de defensa y obra rápidamente sobre su propia destrucción. Pero la verdad triunfará.

Cuando se encubre la reprensión

Se me mostró el curso de acción seguido por los hermanos H e I. Aunque han sido reprendidos, no han enmendado sus errores. El pueblo de Dios, especialmente en el Estado de Nueva York, ha sido afectado por su comportamiento errado. Su influencia ha sido perjudicial para la causa de Dios. Durante los últimos diez años ellos me han sido presentados con frecuencia en visión, se me han presentado sus errores, y les he escrito acerca de estas cosas. Pero han tenido cuidado de encubrir de sus hermanos el hecho de que han sido reprochados, temiendo que eso pudiera destruir su influencia. Los que han sido afectados por su curso de acción equivocado, debieran haberse beneficiado con las reprensiones que ellos recibieron. Yo debiera haber colocado esos mensajes en las manos de hermanos juiciosos de la iglesia para que, si fuera necesario, todos pudieran comprender la instrucción que el Señor había visto conveniente enviar a su pueblo. Pero cuando referí públicamente los mensajes que me fueron dados personalmente para esos hermanos, me censuraron en forma muy dura. Esto me provocó tanta angustia mental que me he visto inducida a encubrir lo que el Señor me ha comunicado con respecto a los pecados de esas dos personas.

Share this post:

Posted in

Tatiana Patrasco